Saltar al contenido

Oración a San Aparicio

Oración a San Aparicio

Fue un religioso fraile franciscano español, nació en Galicia el 20 de enero de 1502 y falleció en 1600 en México. Tenía un gran amor por los animales. A pesar de no tener estudios poseía unas grandes habilidades fabricando carros, construyendo edificios, cultivando y trabajando en fincas. Ayudó a muchas personas, entre estas a los indios, enseñándole sus artes.

Oración a San Aparicio para el amor

Era un hombre muy perseguido por las mujeres, a tal punto de dejar España por la misma razón. Finalmente se caso a los 60 años dos veces pero se mantuvo casto. Las personas le tenían mucho cariño e incluso le llamaban “padre”. Su amor era tan grande que a pesar de su avanzada edad trabajaba día y noche para todos y nunca se sentía cansado.

Haciendo estas oraciones recibiremos un amor incondicional, lograremos encontrar el amor verdadero, sincero, franco y honesto, sin temor a que seamos traicionados. También será posible encontrar la paz y la unión familiar cuando hay inconvenientes.

Oración a San Aparicio para el dinero y los negocios

San Aparicio hizo fortunas, solían llamarlo “Aparicio el rico”, poseía una empresa de carros la cual dejo a los 50 años para comprar una hacienda ganadera, pero aun así vivía con sencillez. Comía únicamente tortillas como los indios, dormía en una alfombra hecha de palmas y vestía humildemente. Adquiría terrenos para otorgárselos a sus empleados con el fin de que construyeran sus hogares.

No existen oraciones relacionadas a esto, sin embargo la persona puede hacerle peticiones a san Aparicio ya que con su gran corazón ayudará a quien sea para que pueda obtener lo que necesite, bien sea trabajo o abundancia en el dinero. Bendecirá nuestras ganancias para que estas se multipliquen y nunca dejen de fluir para poder costear nuestras necesidades diarias y para la de nuestras familias.

Oración a San Aparicio para la salud

San Aparicio fue un hombre que poseía una fuerza inmensa, a pesar de los ataques constantes que recibía por los demonios, y sus pesados trabajos, se mantenía siempre erguido y sano. De niño agarro una epidemia y, como era de costumbre en esa época, su madre lo abandonó en una cabaña desolada donde una loba lo mordió y gracias a la pérdida de sangre se curó de la enfermedad.

El nos dará la fuerza para superar las fuertes enfermedades, sanará nuestras heridas y protegerá de cualquier mal que pueda afectarnos tanto física como espiritualmente. Nos protegerá en nuestros caminos y viajes para que lleguemos sanos a nuestro destino.

Aparicio fue tomado en burla debido a que recibió el hábito de franciscano a la edad de 72 años. Les daba sus prendas a los pobres, regaló sus bienes a la orden de las hermanas Carisas sirviéndoles además como portero. Pedía limosnas y se las daba a los necesitados. El decía que por medio de los sacrificios se obtendría el cielo, muchos de sus sacrificios los hizo para liberar las almas llenas de culpa. Es así nuestras oraciones serán bien recibidas por él.

Rate this post