Saltar al contenido

Oración a San Pio de Pietrelcina

Oración a San Pio de Pietrelcina

Fue un fraile y sacerdote católico italiano de la orden de los hermanos capuchinos. Nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, Italia y falleció el 23 de septiembre de 1968 en Rotondo. Fue famoso por su gran espiritualidad que le permitía realizar grandes milagros y sus estigmas de manos, pies, costado y hombro, emanando un olor a flores asociado a la santidad.

Oración a San Pio de Pietrelcina para el amor

Era una persona muy amorosa, era solicitado por sus consejos espirituales, y en las confesiones, muchas personas lo llamaban para la consagración en la muerte. Gracias a su don de bilocación (estar en dos lugares al mismo tiempo) pudo cumplir con muchas de estas promesas, amaba a Dios y al prójimo sobre todas las cosas.

Si se está pasando por una situación de divorcio, discusiones familiares o mal entendidos, San Pio escuchará las suplicas y tratará de resolver de cualquier forma todas las inquietudes que se presenten, bendecirá las almas y las liberará del pecado, y repartirá su amor sobre cada uno de nosotros.

Oración a San Pio de Pietrelcina para el dinero y los negocios

El padre pio decía que no debíamos aferrarnos a los bienes materiales, que solo eran necesarios para tener una vida productiva de tal manera que pudiésemos también ayudar a los demás. Quien le pida a él recibirá en abundancia lo que necesite, porque el ya tiene el conocimiento de lo que se le solicitará. Ayudará a la persona a salir de sus estanques monetarios y ampliará sus oportunidades para conseguir empleo.

Oración a San Pio de Pietrelcina para la salud

Uno de sus grandes cualidades fue ser el santo patrón de los enfermos, sufrientes y hospitalarios. El padre Pio era una persona delicada de salud desde la infancia. En la primera guerra mundial sirvió en el cuerpo médico italiano y en la segunda fundó grupos de oración que se extendieron por el mundo entero. En 1940 construyó la casa “Alivio del sufrimiento” en San Giovanni, Rotondo.

Quien le reza a San Pio de Pietrelcina recibirá curas milagrosas, ya que él en vida y después de muerto realizo muchos milagros con respecto a la salud. Cualquier suplica que se le haga las atenderá gracias a su don de leer las conciencias y las necesidades, no solo consigue la salvación de las almas y la curación del cuerpo sino el motivo de renovación del espíritu.

San Pio de Pietrelcina se desempeñó con todas sus fuerzas en salvar las almas, curar a los enfermos, repartir su amor y dejarle al mundo grandes consejos de vida. A pesar de que tuvo una infancia dura siendo atacado por demonios nunca se dio por vencido, lucho hasta sus últimos días para que el mal no triunfara.

Fue asilado por diez años del mundo exterior gracias a que se extendieron falsos comunicados que aseguraban que tenía problemas neuróticos, no sobrenaturales, a pesar de todo eso el padre Pio no le dio la espalda a nadie. El decía que se tenía que ser como pequeñas abejas espirituales, que lleven solo miel y cera a su colmena,  es decir, que por medio de la conversación, su casa este llena de docilidad, paz, concordia, humildad y piedad.

Rate this post